libreta maldita casualidad
JUNTANDO LETRAS

Como un niño con cuaderno nuevo.


Llevo ya una buena temporada dandole más importancia en mi vida a lo tecnológico que a lo analógico. No me siento especialmente orgulloso de esto. Definitivamente no ahora.

Amante, como he sido, de cualquier cosa con pantalla, me encuentro a mi mismo diferente en los últimos meses. Quizá el café haya entrado en mi vida de una forma tan radical como lo han hecho ‘los de las rastas’ en el congreso, provocando toda una revolución. Quizá este cambio se deba a mi nueva situación laboral, donde ya no trabajo para una empresa sino que yo mismo soy la empresa. Quizá simplemente me este quedando tonto por consumir tanta contaminación aquí en Madrid. Quien sabe… Ultimamente no me reconozco en absoluto cuando echo de menos el tacto áspero del papel, mi peculiar ‘caligrafía de letras borrachas’ (como así la definió un antiguo profesor) que ya no recordaba o el simple pero intenso olor de un libro.

Es en este punto, concretamente hoy, cuando he preferido entrar en una papelería antes que en la ‘tienda de la manzana’. He entrado y he comprado una libreta en blanco. Como la libreta de Van Gaal pero algo mas grande y mucho más interesante. Una libreta donde apetece escribir. Sus renglones finos y perfectamente paralelos invitan a hacerlo sin descanso. El papel, cada pagina de esta libreta, tiene un color ligeramente amarillento. Parece vieja, pero no lo es. En la parte de atrás se esconde un fino y sutil compartimento donde guardar alguna tarjeta de visita y poquísimo más. Ojalá pudiese guardar en el toda la mala hostia que me entra al oír hablar de tanto ‘corrupto levantino’, pero por desgracia creo que no entra.

Cuando la cierro siento que lo que aquí escribo nunca podrá leerlo nadie. Tremenda tontería. Las tapas son de un negro contundente y hay una especie de elástico que cierra a modo de guardián y protector. No le veo mucho sentido pero queda ‘fino’.

Es una bonita libreta y es una buena forma de comenzar este año. Un año en el que he decidido retomar viejos proyectos personales como este blog que ahora estáis leyendo, el cual fue previamente escrito en esta nueva libreta.

Habreis notado que hay un sutil pero importante cambio de estilo en la web, pero sin duda el cambio mas interesante esta tras el nuevo nombre. MALDITA CASUALIDAD no significa nada todavía pero a la vez esta llamado a significarlo todo. Concentra un buen puñado de aficiones muy personales. Aficiones que van desde la pasión por la música hasta la necesidad de analizar y aportar opinión, pasando por una confesable adicción a la actualidad y hasta el diseño de camisetas inspiradoras.

Me preguntaron cual era la razón del cambio de nombre y también a que se debía el nuevo diseño. Creo que podría responder a ambas preguntas haciendo referencia a mi nueva libreta. A veces sobran paginas en blanco pero un punto de inflexión en nuestra vida nos empuja a dejar atrás una etapa y comenzar una nueva. Estrenamos, por tanto, con ganas este nuevo libro en blanco. ¿Y que es un blog sino la forma digital de una analógica libreta? El cambio, por tanto, no es más que un símbolo de reinvención y renovación.

Bienvenidos a MALDITA CASUALIDAD: un nuevo lugar desde el que ver las cosas.

Anuncios
Estándar
JUNTANDO LETRAS

Septiembre se merece algo más…


septiembre september orejas de punta

Todos tenemos asumido que el año comienza el día 1 de Enero. El pistoletazo de salida lo dan las míticas campanadas y en cada casa la primera frase que se escucha siempre es un ‘feliz año nuevo’. Hasta el primer anuncio del año se suma a la fiesta y te recuerda que es momento de tirar a la basura aquel calendario tan ‘cuqui’ de Mr. Wonderful. Acaba de comenzar un nuevo año pero, ¿realmente cambia algo? Después de un par de días festivos (con suerte) volverás a tu rutina de la misma forma que te marchaste. Poco o nada cambia del 31 de Diciembre al 1 de Enero. Por eso a mi me gusta Septiembre.

Septiembre merece ser el verdadero comienzo del año. Se merece unas campanadas y una fiesta con una mesa llena de langostinos. Nadie quiere que llegue porque supone el final de muchas cosas y muy buenas. Pero finalmente llega y todo el mundo lo abraza y se entrega a él de forma consciente o por inercia.

Septiembre es el momento de guardar la toalla y decirle adiós a la playa. Tras unos meses de desconexión total muchos de vosotros volveréis a vuestra triste casa en la ciudad. Volveréis a vuestras costumbres y a recuperar el ritmo de vida normal. Volveréis a decir eso de ‘ahora toca comer mas sano’ y cambiareis ligeramente (en el mejor de los casos) vuestra dieta para tratar de bajar ese kilo de mas que trajisteis de la playa. Y eso en navidades no pasa.

Septiembre es el mes de los buenos y nuevos propósitos. Todo el mundo durante agosto planea empezar algo en septiembre. Las academias, colegios y universidades arrancan sus cursos en septiembre. Los gimnasios se llenan en septiembre de gente que no seguirá por allí a finales de año. En septiembre todo el mundo quiere aprender algo nuevo, estudiar algo nuevo, dedicarse a algo nuevo, incluso buscar un trabajo nuevo.

En septiembre es cuando el mundo recupera su ritmo habitual. Agosto es un mes lleno de carteles de ‘’cerrado por vacaciones’’ y agosto parece el florecimiento del barrio. Locales de nuevo abiertos, con nuevas propuestas e incluso algunos reformados. Laboralmente hablando, Agosto es nulo. El ritmo decae hasta tal punto que algunas empresas ganarían si optasen directamente por cerrar. Septiembre definitivamente arranca a toda esa muchedumbre de las costas y las pone rumbo a sus empleos. Los vagones de metro vuelven a llenarse y las carreteras (tristemente) también. En septiembre los despertadores vuelven a sonar pronto mandando a la mierda la paz y la tranquilidad de esas frescas mañanas donde en la cama se esta como nunca.

En septiembre vuelve el frío en forma de fresquito. Te vuelves a poner un pantalón largo y lo notas raro, pero te gusta porque es algo nuevo. Algo que en agosto solo hacías por obligación o buscando el suicidio. En setiembre te vuelves a arropar en esas mañanas de despertador. En septiembre cierras la ventana un poquito cuando te acuestas. Las tiendas de fast fashion se llenan de punto y abrigos ligeros. Todavía no procede pero ya te los quieres comprar todos y estrenarlos cuanto antes. La nueva colección de septiembre siempre te encanta, siempre, a todo el mundo.

Septiembre es el mes de los coleccionables. Los quioscos de prensa tienen mucho que decir en septiembre. Se llenan de gigantes cartones con pequeñas figuritas de casas de muñecas o piezas de algún barco que ni siquiera conoces. Las revistas que descansan en Agosto (muchas, por desgracia) vuelven a la venta también en Septiembre.

En septiembre volverás a encender la televisión y no podrás decir aquello de ‘no hay nada que ver’. En septiembre vuelve todo. Vuelven hasta las presentadoras del telenoticias que estaban de vacaciones. Vuelven los programas que sueles ver mientras cenas y vuelve La Liga. Y con el futbol también vuelven las quinielas, las tertulias de futbol, el Comunio…

Por todo esto Septiembre se merece ser el primer mes del nuevo año real. Es el mes que pone a todo el mundo y a sus cerebros en su sitio.

Estándar
LIVING

Madrid, cerrado por vacaciones


cerrado por vacaciones madrid orejas de punta

Los que vivimos en la capital sabemos que si por algo se caracteriza Madrid es por su frenético ritmo a todas horas. Mañana, tarde y noche. Verano e invierno. De lunes a domingo. En Madrid siempre hay algo que hacer y siempre hay alguien que quiere hacerlo. ¿No es fascinante? Agosto en un mes perfecto para pasar en la capital. Hordas de coches cargados hasta arriba se agolpan en las carreteras para agolparse más tarde en alguna playa del litoral. La ciudad se vacía y parece que se estira, se hace más grande. Paseando (siempre por la sombra) se me ponen los ojos como platos al ver la cantidad lugares para aparcar que encuentro y me dan ganas hasta de comprarme un coche solo para aprovecharlos.

La parte negativa de toda esta migración a las costas y pueblos es la cantidad de comercios cerrados. La ley de la causa-consecuencia. Es en este momento cuando se te ocurre la feliz idea de disfrutar de alguno de tus restaurantes favoritos, esos en los que conseguir mesa se convierte en una utopía, y tu plan se trunca con el trending topic de la cartelería para escaparates: CERRADO POR VACACIONES.

Y no es un ‘cerrado por vacaciones’ comedido al estilo “nos vamos una semanita a la playa y volvemos el lunes”. Es más un “cerrado por vacaciones desde el 15 de Junio al 15 de Septiembre por descanso del personal (estaba muy cansado) y por viaje espacial en busca de vida extraterrestre”. Prometo que no exagero. Bueno, quizá un poco. Pero es que es chocante pasear por el barrio y encontrar más tiendas y bares cerrados que abiertos. Creo que he llegado a ver incluso algún ‘chino’ cerrado pero tampoco me hagáis mucho caso. La mayoría de cafeterías cool a las que suelo ir a trabajar o a tomar un café han echado el cierre este agosto dejándome casi sin posibilidades de tomarme un buen trozo de tarta de zanahoria y esto ya son palabras mayores…

Hablando un poco en serio. Con la que está cayendo, con la crisis galopante, con la competencia feroz que existe, ¿Quién se puede permitir el lujo de cerrar durante un mes? Parece una decisión tomada a locas o simplemente detrás de un mal traído ‘a que no tienes huevos a…’. Si las ‘egobloguers’ no se permiten el lujo de descansar ni en Febrero (el mes más insulso que existe), ¿Cómo pueden hacerlo los comerciantes? Cerrar supone llevar tu suma de ingresos a cero pero manteniendo gran parte de tus gastos fijos (y no son pocos). Además está el riesgo de que alguien de tu competencia prefiera pasar el verano en Madrid y se lleve una parte de tu clientela.

Con esto no quiero decir que los comerciantes no merezcan un descanso (que lo merecen y mucho!) sino que tiene que haber seguro otras opciones. Con cinco millones de desempleados seguro que alguien puede atender el negocio durante un par de semanas. También se puede reducir el horario de apertura y dar descanso a parte de la plantilla en periodos alternos. O quizá la mejor solución pasa porque me marche a la playa yo también con ellos.

Viéndolo de otra manera, ver tantos locales cerrados por vacaciones puede ser un buen síntoma. Como apuntaba antes, teniendo en cuenta ingresos y gastos, si aun así puedes irte de vacaciones y echar el cierre es señal de que el resto de año las cosas te fueron bien. Señal de que tus clientes responden durante el resto del año. Has hecho los deberes y ahora te mereces descansar. ¿Podrían ser estos lo brotes verdes que ve el gobierno?

Demasiadas preguntas y demasiado calor. Creo que me voy a tomar una cerveza…

Estándar