BREAKING

Y el fútbol se convirtió en un negocio sin escrúpulos


futbol negocio dinero orejas de punta

 

El verano es un periodo verdaderamente peculiar en la cual parece que todo se  para. Los programas que con tanto interés sigues en radio y televisión durante el resto del año se convierten en remixes que en ocasiones llegan a ser incluso más interesantes que el propio programa en si (negare haber escrito esto). Colegios, institutos y universidades se quedan vacíos a la espera del tan poco deseado septiembre y sus buenos propósitos pegados como lapas. Incluso oficinas y polígonos industriales paran tanto su actividad que no sería raro encontrarse ahí el rodaje de la nueva temporada de Walking Dead. Pero hay algo que encuentra en el verano su momento perfecto año tras año entre toda esta calma: el mercado de fichajes.

No creo que sea necesario ni especificar que con ‘mercado de fichajes’ me refiero a fútbol (oh! fútbol por favor vuelve pronto). Con la llegada del verano empieza el ‘baile de equipos’ entre jugadores y son trending topic expresiones como ‘opción de recompra’, ‘principio de acuerdo’, ‘claúsula de recisión’ o ‘millones de euros’. Y es que fichar es comprar y cuando se compra se compra con dinero. En este caso (por suerte) el dinero que se paga por el James (/james/) de turno no sale de tu bolsillo pero es imposible regatear al eterno debate: es ético pagar semejante cantidad de millones de euros por un jugador?

Primero y antes de nada creo que debo dejar mi postura bien clara. Me considero muy aficionado al deporte y sobre todo al fútbol, lo he jugado durante muchos años aunque pueda parecer lo contrario viéndome arrastrar por el campo, soy madridista y rayista a partes iguales (perdón por esto) y me considero una persona desequilibradamente ética y objetiva en lo que a estos temas se refiere. Dicho lo cual ahora procedo a soltar la bomba: a mí me parece bien. Lo siento pero lo mire desde donde lo mire no puedo dejar de verlo así. El fútbol es un negocio basado en un deporte que se ha popularizado tanto a nivel mundial que se ha convertido en un Goliat que arrasa a nivel económico todo lo que toca. Los equipos de fútbol son empresas y como tales necesitan beneficios. Los jugadores son su maquinaria. Una inversión.

Ahora después de encajar este duro gol probablemente adelantaras líneas en forma de ‘pero con la cantidad de gente que se muere en el mundo y con la pobreza que hay ese dinero se podría dedicar a otras cosas!’. El árbitro marca el final del primer tiempo con empate a uno en el marcador. Habrá que empezar a mover el banquillo y decir que es cierto que se podrían (y se deberían) dedicar más esfuerzos o recursos a acabar con algunos de los grandes males del mundo pero no necesariamente tienen que salir del fútbol. Todas las empresas deberían responsabilizarse y colaborar (es mas, debería exigirse por ley) con los que más lo necesitan y cuando me refiero a todas las empresas me refiero también a todos los clubs deportivos o personas físicas cuyos ingresos son notablemente elevados. Se le cuestionara a Imprentas Manolo (pendiente chequear en Google si existe) que invierta tres millones de euros en la compra de la mejor maquinaria de impresión que hará mejorar su competitividad con respecto a la competencia y le reportara unos beneficios mayores que los que tenía hasta ahora. No y definitivamente no. esta máquina la podríamos llamar Neymar, James o Luis Suarez (mandíbula y dientes incluidos).

Todos queremos lo mejor para nosotros y el negocio del fútbol no es la excepción. Es ético comprarse un iPhone ultimo modelo y dejarse el sueldo sabiendo que la persona que lo fabrica nunca podrá llegar a permitírselo (eso si no acaba antes suicidándose)? Deberíamos ver con malos ojos al que gasta su dinero en carísimos menús degustación de restaurantes con mas estrellas Michelin  que la camiseta de Alemania? Habría que condenar a quien por sistema entra en un Zara ‘a ver si cae algo’ cuando ese algo se fabrica en un inframundo oriental (tan inframundo como su sobredimensionado fondo de armario)?

Ama el fútbol u ódialo hasta la muerte si quieres, pero no le culpes a la ligera de los desequilibrios mundiales que nosotros mismos como sociedad a lo largo de los años hemos creado. El futbol es el nuevo opio del pueblo, que en otro tiempo fue la religión.

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s