comedores escolares vacios niños hambre orejas de punta
BREAKING, JUNTANDO LETRAS

Con su comida no se juega


comedores escolares vacios niños hambre orejas de punta

El punto y final al fin de semana esta puesto. Un buen fin de semana lleno de sol, de terrazas, de apetecibles platos y de frías cervezas. De largos y frívolos paseos por los caminos de lo cool y entre los bosques del lujo. Todo Madrid parecía tener esa sensación y esas ganas de disfrutar, de salir, de dejarse ver y sobre todo de dejarse el dinero en el ocio mas innecesario (si atendemos a las necesidades más básicas que tenemos como seres vivos que somos). Pero todo el hype en el que se encontraba mi cuerpo y mi mente en las ultimas horas del domingo se dieron de boca con la realidad más fría. La realidad de una sociedad de la que somos parte y de un problema que quizá nos quede lejos, pero de una forma o de otra de una situación para la cual no existe la opción de mirar para otro lado. Y es que en España los niños pasan hambre y hasta ahora no lo quería saber.

No sé realmente si no lo quería saber o no lo sabía. Quizá estamos tan saturados de malas noticias que pensamos que una más no es importante en comparación con el conjunto, y estas pequeñas dosis de dura realidad se diluyen en el conjunto de una crisis, como lo hace una gota de sangre en un charco. Pero creo que con esto hemos tocado fondo. Lo que antes nos parecía un problema exclusivo de África o América ahora nos toca de cerca. Con los niños no se juega y son precisamente ellos  los que están pagando las consecuencias del juego de los adultos a querer ser ricos.

Los datos arrojan una cifra escalofriante: 1 de cada 3 niños españoles esta en riesgo de pobreza o exclusión, pero el gobierno prefiere no darle credibilidad a esos datos aportados por las ONGs. Las malas gestiones, los recortes en educación y sanidad y las pocas prestaciones que se destinan a la familia (la mitad de la media europea) están provocando un panorama de comedores vacíos o niños buscando en los cubos de basura para poder llegar a las tres comidas diarias. Los niños ya no dibujan príncipes y dragones, ahora dibujan cartones, platos vacíos, hambre y lagrimas.

Y no puedo evitar lo que seguramente tú estés ya haciendo: buscar responsables. Como sociedad y parte de ella que somos, todos tenemos nuestra parte de culpa, aunque creo que esta es ínfima en comparación con la de otros. España tiene un problema de bulto en su clase política, una clase política que gobierna con el voto de los más pobres para el desarrollo solo de los más ricos. Y no quiero entrar en colores ni en ideologías (a estas alturas este debate ya lo tengo superado). Se gobierna al más puro estilo ‘Juego de Tronos’, culpando al pueblo de los fracasos del rey pero poniendo la medalla de los méritos en la pechera del noble. Los responsables se sientan en el hemiciclo, de eso no me cabe la menor duda.

Como ciudadano no puedo permitirlo. No puedo ver como el dinero de un país se pierde en ayudas a entidades bancarias (las mismas que no tendrán piedad a la hora de echarte de tu casa), infraestructuras inútiles, corrupción a todos los niveles, sobres mágicos que nadie ha visto y un largo etcétera de decisiones desacertadas. Debemos exigir una política social real fuera de la propaganda electoral y con el objetivo del voto fácil. No podemos permitir convertirnos en un país de segunda división, con una ética pisoteada por nosotros mismos.

Como bien cantaron Manic Street Preachers: ‘Si toleras esto entonces tus hijos serán los siguientes’…

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s