orejas de punta niño escribiendo
JUNTANDO LETRAS

Hoy simplemente quería escribir


orejas de punta niño escribiendo

Llevaba mucho tiempo pensándolo. Llevaba mucho tiempo con ganas de hacerlo. Soy un ser básico que se mueve por impulsos. Si algo me ronda la cabeza durante un tiempo esa necesidad acaba convirtiéndose en una inquietud grande, muy grande. Llevo un tiempo inquieto y por fin hoy me decidí. Hoy vuelvo a escribir.

Y quiero  hacerlo de una forma natural. Simplemente como alguien que se sienta delante de un ordenador para abrir su mente y a veces hasta su corazón. Como alguien que hace algo con un el único objetivo de hacerlo y sentirse bien. De la forma más humilde posible. Como alguien que no tiene ni puta idea de escribir pero disfruta haciéndolo.

No necesito que me imagines escribiendo esto desde una boardilla del centro de Madrid, con una luz tenue y llena de humo de un cigarro que se consume en el cenicero  y música jazz sonando de fondo. No soy un bohemio (ni lo quiero ser). Escribo desde un barrio de la periferia (un barrio más humilde que yo), sentado en un sofá con mi portátil sobre las piernas, ataviado con el peor de mis pijamas y la típica camiseta de dormir. Y no, de fondo no hay música cool. De fondo esta la tele, porque hoy hay champions, y juega el Madrid. Imagíname como alguien como tú, como alguien normal, no como alguien que desearías ser (o simplemente imagina lo que tú quieras pero disfruta haciéndolo).

Hoy escribo para mí, porque hoy simplemente me apetece escribir. Y tampoco escribo para ningún buscador ni con la intención de conseguir un gran número de visitas (incluso es posible que este post nunca lo llegue a publicar). Hoy me dan igual las metatags, las keywords, el SEO y toda esa mierda cuyo único sentido es cuantificar una audiencia que determina si un contenido es bueno o no lo es. Hoy me da igual que te guste lo que te cuento y decidas compartirlo. Me da igual su repercusion en redes sociales. Me das igual tu.

Y es que últimamente todo se hace con un propósito. Todo necesita un resultado o una valoración en forma de likes o repercusión social. Ya no hacemos las cosas para nosotros mismos. Ya no nos vale con cocinar algo realmente bueno si no se publica en las redes sociales. Ya no fotografiamos por diversión sino para enseñarlo. Ya no estudiamos por aprender sino por llenar el curriculum. Ya no hacemos nada por sentirnos mejor simplemente haciéndolo.

Recuerdo cuando era pequeño. Podía pasar tardes enteras montando maquetas y pintándolas. Disfrutaba haciéndolo de una forma natural. Al terminar mi estantería era el sitio donde colgar el resultado, mi primitivo muro de Facebook donde recibir el ‘like’ de mis amigos cuando venían a casa, a los cuales podía contar con los dedos de una mano. Recuerdo esas tardes como si fuesen la semana pasada (incluso es posible que todavía guarde las pinturas y pinceles que usaba) pero ya no recordaba la sensación de hacer algo solo con el único fin de disfrutar haciéndolo. Ya ni siquiera recuerdo el nombre de todos mis ‘supuestos amigos’.

Echaba de menos escribir y he escrito. He escrito para mí pero es probable que llegues a leerlo. Siéntete un privilegiado porque lo que has leído es una parte de mí.

Hoy simplemente quería escribir.

Anuncios
Estándar

2 comentarios en “Hoy simplemente quería escribir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s