resaca gimnasio alcohol orejas de punta
GET BETTER

El arma definitiva contra la resaca: el gimnasio!


La cena de ayer empezó fuerte. Los platos iban bien acompañados de vino, el camarero de buen rollo se invito a unos chupitos para ‘hacer bien la digestión’ y las primeras copas de sobremesa no tardaron en llegar. La cosa no acabo ahí. Un amigo propone ir a tomar la última a un sitio nuevo que está muy de moda y allí se desata la tragedia alcohólico-económica.

En consecuencia el sábado levantas de la cama tarde y mal. Toda tu agenda llena de maravillosos planes por hacer en tu fin de semana se acaba de ir a la mierda. Tu amiga la resaca ha vuelto a tu vida un sábado más, y promete quedarse contigo si no haces algo. ¿Y qué puedo hacer? Puede que al escucharlo tu dolor de cabeza y náuseas se multipliquen pero la solución está en el gimnasio. Con los ejercicios adecuados conseguirás activar tu cuerpo y la resaca no tendrá más remedio que desaparecer.

Al llegar, olvídate de la zona de cardio, pasa de largo, esta no te hará ningún bien. El foco hay que ponerlo en hacer ejercicios con una carga alta y un número de repeticiones bajo. De esta forma activaras tu sistema nervioso y darás un respiro a tu reserva de energía (ayer te bailaste hasta la de King África). Trabajar brazos y pectorales te traerá grandes resultados que no te esperas.

Machaca tus bíceps para liberar la hormona del crecimiento y acabar así con tu dolor de cabeza. Aumenta el ritmo de las repeticiones para que el déficit de oxigeno y la liberación de testosterona aclaren tu delicada cabeza. Dale un buen repaso a tus pectorales, de esta forma aumentaras la frecuencia cardiaca, el flujo sanguíneo y la eliminación de toxinas. No olvides los tríceps para terminar de rematar el trabajo y poder irte a la ducha como si la noche de ayer no hubiese existido.

Quizá la gente piense que estés loco pero confía en mí. Después de terminar esta sencilla rutina (tampoco es necesario estar en el gimnasio toda la mañana) podrás pegarte un homenaje como debe ser. Repón algo de líquidos en el bar más próximo (solo porque tu cuerpo lo necesita) y permítete algún lujo a la hora de la comida. ¿Quién te iba a decir que el gimnasio podría ser tu mejor aliado?

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s