fomo fear of missing out miedo a perderse algo orejas de punta
JUNTANDO LETRAS

El miedo a perderse algo


Hoy llego a mis orejas (siempre de punta por supuesto) una expresión que me parece de lo más acertado que he escuchado en mucho tiempo.  La actualidad es tendencia, es estilo, es información, es el aquí y ahora, y todo ello esta multiplicado por diez en cada una de las cien plataformas tanto físicas como digitales por las que puede llegar a ti. Todo este huracán nos arrastra hacia dentro, como el remolino de agua que se forma cuando quitamos el tapón de las grandes ciudades. De todo esto ha surgido un nuevo sentimiento social, un sentimiento de temor, algo que se llama FOMO (Fear of Missing Out).

‘El miedo a perderse algo’ es una jodida realidad. El miedo a que tu vida no sea tan atractiva como la de tu amigo, el miedo a no tener nada nuevo que contar en aquel grupo de Whatsapp que tanto odias, el miedo a que tu triste hamburguesa de McDonalds no merezca un buen filtro de Instagram, el miedo a no poder hacer una foto de tus pies en la playa porque tu sueldo mileurista solo te permite veranear en el pueblo, el miedo a no ser tan feliz como los demás (o al menos que en las redes sociales lo parezca).

La presión que ejercen estas satánicas, y a la vez amadas, redes sociales sobre nuestro frágil cerebro es brutal y el miedo a perderte algo es una realidad que alguna vez todo el mundo ha sufrido. Ya no basta con hacer algo, ahora es imprescindible ‘que se sepa’. Pero el peligro no está en lo que tú compartes alegremente para sentirte mejor. El peligro aparece en eso que tu compartes alegremente y produce un sentimiento de tristeza en los demás, un quiero y no puedo, un estrés y una sensación de ansiedad por parecer que te estás quedando fuera.

Y estas fuera si no tienes un iPhone, estas fuera si no tuneas tus gintonics, si no te conoces todos los bares de Malasaña, sino vas todos los domingos de brunch, si no acabaste (o empezaste) Breaking Bad, si no vistes la última tendencia, si no eres vegetariano, si no te invitan una vez al mes a inaugurar una exposición, si no te haces un selfie una vez por semana, si no eres fan de este blog…

Fuera de bromas, dejémonos de tanta tontería. Las redes sociales y el moderneo-postureo son algo maravilloso, pero con ellas nosotros mismos nos estamos haciendo mucho daño. Volvamos a bajarnos el listón y bajárselo a la sociedad. Disfrutemos con el móvil en el bolsillo, del calor de una agradable conversación que entra por tus orejas y no por tus ojos. Que vuelvan a estar de moda los bares de barrio, con su barra de chapa y su aperitivo cutre. Volvamos a beber un ‘cubata básico’, y a beber mucho y a tirárnoslo por la pechera si es necesario mientras todos nuestros amigos ríen de verdad. Volvamos al contacto físico, a esa mano en el hombro, a ese apretón de manos. Necesitamos disfrutar de las cosas que realmente nos hacen disfrutar.

Todo esto es paradójico porque lo escribo yo, el primero de la lista de modernos de mierda, alguien que tres veces a la semana también sufre el miedo a perderse algo. Por esto debes confiar en mí y creer esto que te digo. Tenemos que aceptar que nuestra capacidad de ocio es finita (al igual que nuestro cerebro) y que si no frenamos el ritmo social llegara un día en que explotemos.

Yo empezare hoy a disfrutar de las cosas, comeré algo que no merezca la pena ser fotografiado, mi outfit hará sangrar los ojos al mismísimo Sartorialist, iré al gimnasio del barrio y sudare la camiseta como lo hacía Hugo Sánchez y prometo que lo único que compartiré a través de la red será este humilde post.

Quizá el miedo a perdernos algo sea lo que realmente está haciendo que nos lo perdamos…

Anuncios
Estándar

4 comentarios en “El miedo a perderse algo

  1. Morpheo dijo:

    Tristemente es la pura realidad. Parece que el “teléfono” tiene prioridad sobre todo y ante todo, por ejemplo, estás hablando con alguien cara a cara, suena el teléfono y es normal que la persona deje de hablarte para atender el teléfono y, lo peor, parece estar socialmente aceptado ya que no nos extrañamos nada cuando ocurre. Ahora con las notificaciones en los smartphones más de lo mismo, quizá es herencia de lo anterior pero quién sabe…

    Os dejo un video que me ha venido a la mente al leer el post, muy apropiado para el tema:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s